top of page

Rompiendo el techo de cristal




Reconocer el talento y premiarlo adecuadamente acabará por romper el Techo de cristal. Es fácil imaginar cómo será ese día. ¿Qué debemos hacer hoy para que ese momento llegue? ¿Basta con aplicar las leyes? ¿Fomentar en las empresas un nuevo estilo, un ambiente propicio que reconozca el talento y sepa premiarlo con equidad? ¿Estimular una educación que impulse el cambio desde la niñez? ¿Comprometer a la familia, principalmente los padres, con la igual de sus hijos?

Sin duda hay que actuar en todos estos frentes y probablemente acabará rompiéndose, pero de ocurrir acontecerá dentro de años. ¿Cómo podemos resolverlo hoy? ¿Cómo ayudar a una mujer que es promocionada a aceptar un cambio que supone va a ser negativo para su vida? ¿Cómo aceptar una nueva carga de trabajo sin que ocasione un mayor desgaste personal, familiar, social? ¿Cómo obviar los enfrentamientos, las rencillas, los desprecios, los conflictos que con toda seguridad aparecerán?

Lo real es que en algunos entornos cunde el desánimo y la desorientación entre aquellas personas que tienen que propiciar la paridad y solo encuentran el rechazo de las personas que proponen, a la vez que algunas mujeres ven el progreso en su carrera como una perdida en su calidad de vida. ¿Qué hacer ante esta situación? ¿Imponer el cambio? ¿Obligar con el enfrentamiento como respuesta o abrir un nuevo camino?

Las empresas han de salir de esta rotonda que las desgasta y las empobrece y para ello han de incorporar nuevos valores y habilidades que tengan por centro a la persona. Se han de propiciar nuevas conversaciones que expliquen con claridad el beneficio que propone la empresa, y no lo deje caer como una carga más o una conquista social. Es un logro de la empresa

Si el Techo de cristal permanece la sociedad, las empresas y las personas se empobrecerán

 



8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page